Consejos para novatos en el bingo

 Consejos para novatos en el bingo

A continuación daremos una serie de consejos útiles para hacer más divertida la experiencia del juego y reducir las pérdidas posibles. No olvidemos que encierra las características que tiene todo juego de azar y por tanto escapan muchas veces a nuestras estrategias.

Retirarse a tiempo. Cuando un jugador está con buena racha y ha ganado un premio en el juego sin importar su magnitud no es raro que comience a sentirse confiado y a continuar su apuesta y esto es generalmente el error más frecuente. No es conveniente, ni siquiera probable, pensar que la siguiente partida va a ser la nuestra sólo porque en la anterior quede solo a 1 o 2 números para cantar bingo

Practicar en un bingo gratis antes de comenzar apuestas reales, es un consejo a seguir en todo juego de azar y sobretodo si es principiante. Esta opción es dada por muchos sitios de Casinos ‘online’ así como compartiendo una cena con amigos en la comodidad de su living.

Establecer límites máximos de ganancias y de pérdidas es vital para hacer de esta un experiencia divertida y no un problema al regresar a su hogar.

Jugar con un número no muy grande de tarjetas. Si tenemos en nuestro poder más tarjetas de las que podemos comprobar nuestro juego se vuelve ineficiente. No les podemos prestar atención suficiente y marcar las salidas con rapidez, provocando que alguien cante Bingo ante que nosotros. Esto corre para los bingos tradicionales que no son ‘online’ donde está la opción de “auto marcado”. Dicha opción, si así lo prefiere y entiende la gracia del juego, se puede desactivar para que se haga de forma manual.

Juegue en salas con pocos jugadores. Si bien las salas con mayor número de jugadores tienen premios más grandes, también será más difícil de obtener premios por mera probabilidad. Las salas pequeñas con premios más modestos son más accesibles y le darán confianza en el juego

Guarde el dinero ganado. Cuando se encuentre cerca del límite que se ha fijado es conveniente que guarde el dinero ganado y solo destine una pequeña parte para reinvertir en una nueva apuesta, de querer continuar jugando. De este modo no caerá en el afán de jugar más allá de sus posibilidades.